“…nuestra libertad de culpa y cargo no se basa en la obediencia a la ley. Está basada en la fe. Romanos 3:27” (NTV)

Yo creo que el “poder del pecado” consiste más en la culpa que deja en la persona que lo comete, que en el mismo acto de transgresión.

La religión te enseña que guardando reglas (ley, mandamientos) te mantienes libre de culpa, sin embargo esto no es bíblico puesto que nadie ha podido ser fiel a la ley completamente.

¿Entonces, cómo puedo ser libre de culpa?

La respuesta es sencilla… Por Fe.

El texto dice que nuestra libertad de culpa no se basa en la obediencia a la ley, sino que está basada en la Fe.

Necesitas CREER que el sacrificio perfecto de Cristo en la Cruz fue SUFICIENTE para quitar tu pecado, y si ese pecado ya fue quitado, entonces por Fe recibo libertad de la culpa que ese pecado había traído.

No puedes seguir cargando la culpa por un pecado que ya no está ahí.