Eliseo hizo saber que Ben-adad, rey de Siria, moriría (2 Reyes 8:7-15).

El día siguiente, tomó un paño y lo metió en agua, y lo puso sobre el rostro de Ben-adad, y murió; y reinó Hazael en su lugar. 2 Reyes 8:15


Como he dicho ya antes. No todos los milagros benefician al recipiente.
 Sin embargo, en cada milagro vemos el poder sobrenatural de Dios en acción.
 Dios es quien pone y quita Reyes.

El está en control porque es soberano.

Señor. Sabemos que tu estás en control y tu voluntad se hace en el cielo y en la tierra. Gracias Señor porque nos has permitido vivir, y eso es un milagro. La vida es un milagro. Gracias en el nombre de Jesús. Amén.