“…el que toma prestado es siervo del que presta. Proverbios 22:7”

¿Quien es tu amo?

Deber algo a alguien te puede poner en una posición muy incomoda.

Por ejemplo:

  • En la necesidad de agradar a quien te ha prestado porque te sientes comprometido.
  • Tener que decir “Sí” a quien te ha prestado cuando te pide un favor (en ocasiones, algo que no quieres hacer) pero no puedes decir “No” por pena.

Mientras debas, estarás atado(a) a quien te presta.

Es mi oración HOY que seas liberado(a) de ese yugo.